ESTUDIOS DE GÉNERO EN PSICOLOGÍA (I): siglo XIX

psicologia-diferencial-sexo-genero-diferencias-individuales-hombres-mujeres-historia-psicologia-feminismo-perspectiva-de-genero-terapia-gestalt
Publicado en

Una parte muy importante de mi trabajo que me falta por describir y poner en contexto es la Perspectiva de Género y la voy a presentar desde la evolución que han tenido en la psicología diferencial los estudios de las diferencias entre hombres y mujeres, que más adelante podremos llamar estudios de género.

Voy a dividirla en etapas diferentes de estudios y las críticas que se hicieron a ellos para que estos pudieran evolucionar. En este primer artículo planteo un poco el pabirana de la investigación en el siglo XIX, que es desde donde se empiezan a plantear encontrar las diferencias psicológicas.

HIPÓTESIS DE LA VARIABILIDAD

Su creador fue Darwin, y la desarrolló a partir de su teoría sobre la evolución de las especies. Observó que entre muchas especies de aves y mamíferos los machos eran más vistosos, más fuertes y más grandes que las hembras. Como solamente los mejores machos conseguían reproducirse a causa del mecanismo de selección sexual (las hembras no se apareaban con machos que no estuvieran sanos, y los más débiles terminaban muertos en peleas con otros machos, o morían solos al no poder estar en ningún grupo), llegó a la conclusión de que el macho era el factor de evolución de las especies. Lo hizo considerando que eran mejores que las hembras, más preparados y que solamente sobrevivían y se reproducían los que estaban genéticamente mejor dotados, estableciendo así que el gen de la hembra podía ser mediocre, pero el del macho casi siempre era excelente y, por lo tanto: el elemento de progreso de las especies.

 

ANTROPOMETRÍA MÉDICA

Durante el siglo XIX se utilizó mucho la Antropometría para sacar conclusiones científicas, esta técnica es la medición del cuerpo humano.

Paul Broca es uno de sus máximos representantes, y que se dedicó a la Craneometría (medición el cráneo) y a pesar cerebros con intención de sacar conclusiones de la inteligencia de las personas en función del tamaño de su cerebro. La conclusión fue aplastante: las mujeres tienen el cerebro más pequeño que los hombres y por ello son menos inteligentes y por ello no pueden ser consideradas como iguales por los hombres.
Aunque a Broca se le pasó por la cabeza pensar que estas diferencias en tamaño y peso del cerebro podían tener que ver con el tamaño del cuerpo en general, decidió ignorar este interrogante y no investigar en esta línea, por la “obviedad” de que las mujeres son inferiores en inteligencia a los hombres.

Su alumno Topinard, tras un estudio en el cual se realizaron mediciones de cráneos prehistóricos que mostraban menor diferencia en el tamaño entre hombres y mujeres, concluiría que la evolución había generado cada vez mayor diferencia entre las medidas, al ser diferentes las circunstancias de la vida de un hombre (más dominante) y de una mujer (más pasiva).

PSICOLOGÍA DIFERENCIAL

Francis Galton fue precursor del método de investigación de la psicología diferencial. Su planteamiento principal parte de la hipótesis de la variabilidad de Darwin. En 1865 se basó en las leyes de la herencia de Mendel y las diferencias individuales para justificar la selección natural, algo a lo que llamaría Eugenesia, que se basa en escoger a las personas “mejor dotadas”, a las que nombraron como superiores, para que continuaran con la procreación de la especie, e impedir la reproducción (o incluso perpetuar la aniquilación) de las que quedaban en peor lugar. Por supuesto, según él, eran: mujeres, niños y niñas, personas de otras etnias y personas con neurodivergencias (las neurodivergencias se consideran como mentes que funcionan de manera atípica, entre las cuales se encuentran: trastornos psicológicos, espectro autista, discapacidad intelectual, etc…) o diferencias de orientación sexual. El Nazismo se acogió al pensamiento Eugenésico, y aunque de mujeres y niños nunca se ha podido prescindir, sí que se les ha relegado a un segundo plano social.

Un panorama bastante desolador será el que marque el comienzo de los Estudios de las Diferencias Individuales en Psicología, muy marcado por los prejuicios y el ego blanco, masculino y de clase social alta. Para más muestra, una cita de la interpretación del trabajo de Broca realizada por Gustave Le Bon:

diferencias-sexo-inteligencia-estudios-genero-feminismos-genero-perspectiva-genero-psicologia-diferencial
Extraída de: “El Pulgar del Panda” de Stephen Jay Gould (2006)

Un panorama bastante desolador será el que marque el comienzo de los Estudios de las Diferencias Individuales en Psicología, muy marcado por los prejuicios y el ego blanco, masculino y de clase social alta.

CRÍTICAS DE LA ÉPOCA A LAS TEORÍAS DE SUPERIORIDAD MASCULINA

Manoubrier tiraría por tierra el planteamiento de Broca midiendo fuerza y masa corporales, y comparándolas con tamaño y peso cerebrales de la misma persona. En estos estudios descubrió que en proporción masa musculatura por tamaño del cerebro, las mujeres tenían un cerebro mayor que los hombres.

Pequeñas gotas como esta empezaron a marcar una diferencia, pero para llegar a un punto de crítica mayor a estos tipos de pensamiento, históricamente se pasó primero por varios estudios más en los cuales todavía predominaban las conclusiones de superioridad masculina.
¿Conocías alguno de estos estudios o corrientes de pensamiento? Históricamente han marcado mucho ¿Puedes notar algún rasgo de estas maneras de pensar en la actualidad? Te dejo cavilando, puedes dejar tu comentario si quieres compartir tus pensamientos al respecto.

Siguiente artículo:
Estudios de las diferencias de sexo en inteligencia

19 opiniones en “ESTUDIOS DE GÉNERO EN PSICOLOGÍA (I): siglo XIX”

  1. Seguramente Trump leyó alguno de estos estudios y por eso sus ideas…, definitivamente aunque ya no estamos en ese tiempo, aún existen pensamientos similares en algunas personas, y es triste porque aunque existan estudios que demuestren lo contrario, las ideas, que como bien señalas entre religiosas y filosóficas, sigan en el mismo pensamiento

    1. Jajajaja ¡Ay, Karla, qué risa!
      Trump, desde luego, es un gran ejemplo de personaje de la lacra misógina que cargamos… pero bueno… para animarte voy a decir que hace muy pocos años sacaron un estudio científico de física que demostraba que: ¡Todo el universo gira alrededor de la tierra! (Es de la universidad del OPUS de Pamplona… así que de lo que demuestre la ciencia… ¡Cuidadito! Jajaja.

  2. En primer lugar decirte que me cuesta mucho leer temas de este estilo porque es una materia en la que no estoy muy metida, y me tengo que leer las cosas dos veces para entenderlo bien del todo, pero la verdad es que como nos lo has contado todo en este post está perfectamente explicado, y me ha parecido de lo más interesante. Menos mal que poco a poco vamos avanzando, aunque en algunas cosas parece que va a costar un poco más… sobretodo en España…

    ¡Un saludo!

    1. Me alegra que la forma en la que está escrita sea accesible, para mí es importante pero no siempre me resulta fácil. Gracias, lo he vivido como un reconocimiento de esfuerzo 🙂
      Y sí, en algunas cosas cuesta más avanzar… Aunque en algunos países de Europa del norte estén más avanzados, en general en todos lados podríamos haber crecido más en igualdad.

      ¡Saludos!

  3. Ahora que vi que volviste a colocar un post tuyo, me lo dejé para el último para disfrutarlo. Conocía bastantes de estos estudios (por ser psicóloga) , pero me encanta la forma cronológica en la que has decidido ordenarlos, provoca una suerte de orden mental, también.
    Espero que pronto llegues a Freud. Hay tanto material en sus conclusiones que hasta ahora impactan la forma de pensar de nuestras sociedades.
    Yo creo que aún vivimos sometidas al patriarcado, pero de una forma de apariencia más libre. El asunto es que al ser hijas del patriarcado, nos cuesta reconocer sus limitaciones y torpezas.
    Cuando leo este tipo de hipótesis (que según ellos pueden tomarse como teorías), me asalta la duda, si será que en siglos pasados el cerebro del humano no había llegado a un pensamiento más allá del concreto.
    A veces veo a mi perro, y veo que hace conexiones directas, no hay inducción. No existe un pensamiento abstracto y tampoco existe la duda. Lo he visto también en bebés e infantes. Pero me pregunto, si estos hombres poseían un cerebro concreto en comparación del que tenemos ahora, que ya de por sí necesita evolucionar.
    Bueno, siempre un gusto leerte.

    1. ¡Hola, Nadie! Me alegra mucho leerte, tienes comentarios muy enriquecedores 🙂

      Debo decir que en este hilo no voy a nombrar Freud, porque no participó en la psicología diferencial, que es a la que hago introducción él tiene material para un hilo a parte. Es tal la complejidad que es algo con lo que todavía no me atrevo. Tengo muchas ganas de reflexionar sobre ego y culpa dentro de los feminismos, pero lo dejo para más adelante.

      Es cierto que ser hijas del patriarcado es un inconveniente, pero es particularmente jodido que afecte como afecta en los saberes populares, y que aún ahora se eche mano de estudios tan retrógrados como estos (los he leído citados en manuales recientes). Y cuando leo tu reflexión acerca de la evolución cognitiva de estos autores y sobre si habrían alcanzado algún estadio más allá del pensamiento concreto, recuerdo un capítulo de un libro de varias autoras llamado: Otras lecciones de Psicología (tanto el libro como el capítulo se llaman así). En él, la autora que lo escribe habla de los estadios de evolución de las criaturas y cómo van desarrollando las diferentes maneras de pensamiento, explica cómo el patriarcado hace evolucionar más en esos estadios a las mujeres, y cómo la ciencia tiene sesgos al haber sido tan masculina (y masculinizada)). Es muy interesante.

      Un gusto leerte 😀

    1. Entiendo perfectamente lo que dices, Paula, a mí también me pasa. Es verdaderamente frustrante leer algunas cosas, y peor aún las atrocidades que se hicieron en su nombre. Me gusta pensar que recordarlo sirve para hacer crítica de ello y crear conciencia de lo retrógrado y dañino que es.
      Aunque luego cueste de digerir.
      Gracias por expresarte, y espero que los siguientes artículos te dejen mejor sabor de boca (*Espoiler* estos estudios van a mejor 😉 )

  4. Hola! Estudio psicología y me falta poco tiempo para recibirme, la verdad que no estoy de acuerdo con las diferencias de género, creo que las diferencias son más bien subjetivas, particulares de cada ser humano como constitución única.
    Es cierto hay diferentes estudios, que creen demostrar eso, pero la verdad hay otros que los contradicen rotundamente, como por ejemplo la teoría psicoanalítica a la cual adhiero, que por ejemplo demostró que la patología histérica se presenta en hombres y mujeres, lo cual rompe con la diferencia de género.
    De todas formas es bueno conocer otras teorías 🙂

    1. ¡Hola, Florencia!

      Parece que tienes más avanzada la carrera que yo, entonces, porque yo la tengo por la mitad, más o menos 🙂

      Estoy de acuerdo contigo con la visión del género, como algo muy propio de cada quién y que debe ser construido de manera única y privada… desafortunadamente también veo que tenemos caminos muy marcados tanto hombres como mujeres, y que salirse de esos caminos “obvios” tiene un precio a veces alto, y que no es tan fácil de hacer, porque el sistema social sexo-género es una estructura que se empieza a construir desde el día que nacemos. Me parece un tema muy interesante.

      Me pasa lo mismo con lo de conocer otras teorías, de psicoanálisis yo tengo conocimientos más bien generales, por ejemplo no tengo idea de la histeria masculina. Me ha parecido muy interesante y buscaré información sobre ello. Particularmente me interesa saber cómo le dan forma, porque la justificación inicial para la histeria era que era una enfermedad causada por el útero. Muchas gracias, has despertado mi curiosidad con un conocimiento nuevo 😀

      ¡Nos leemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *